Barber Shop

Barber Shop

Barber Shop

Entre 1920 y 1960, los Barber Shops se convirtieron en el lugar de culto por excelencia para el género masculino, era el punto de reunión donde se juntaban los amigos para conversar y pasar el tiempo libre. Esta época dorada de los Barber Shops nos dejó una serie de complementos y artículos que hoy en día, con la nueva fiebre del mundo retro, están volviendo a adquirir protagonismo mayormente como objetos de decoración retro u objetos de decoración vintage.

Barber Shop

Los orígenes de los Barber Shops se remontan al antiguo Egipto, donde se han encontrado restos de las primeras maquinillas de afeitar, datadas en el 3500 AC aproximadamente. Tanto en la cultura egipcia, como en muchas otras como la Romana o la Griega,  los barberos eran individuos con un gran peso específico en la sociedad, realizando  incluso en algunas culturas, desde ceremonias religiosas como bautismos hasta exorcismos para ahuyentar malos espiritus, ya que era común en algunas tribus la creencia de que los espiritus malignos podían utilizar el cabello como pasarela para introducirse en el cuerpo de las personas.

En la edad media este tipo de lugares de reunión tuvo también una relevancia significativa en la sociedad masculina y según cuentan los registros historicos, es en esta época cuando surgen los orígenes de uno de los artículos mas icónicos y representativos de los Barber Shops de los años 50, los Barber Poles o Postes de Barbero, a los que dedicaremos un articulo completo para profundizar más. En esta época era habitual que los Barberos realizaran cirujías a sus clientes, así como sangrías, extracciones dentales o curas menores. Esta práctica se vió incrementada debido a la prohibición durante el concilio de de Letrán de 1123 de la practica de cualquier actividad relacionada con la medicina a los clérigos. Cabe destacar también que durante esta época, se formó en Francia el primer gremio de barberos. Años más tarde, en 1308, se constituyó la Worshipful Company of Barbers, dirigida por Richard Le Barbour, quien una vez al mes visitaba  y supervisaba las Barberías autorizadas por el gremio.

Barber Shop

Hasta la mitad del Siglo XV, los Barberos continuaron realizando cirujías y cualquier tipo de curaciones pero sería en el año 1450 cuando en el parlamento de Inglaterra se decidiría que la actividad de estos profesionales debía quedar restringida a sangrías, curaciones menores o corte y cuidado del cabello, siendo delito cualquier otro tipo de práctica médica. Finalmente, en 1750 y por decisión del Rey Jorge II de Inglaterra, las corporaciones de cirujanos y Barberos, que hasta ese momento trabajaban conjuntamente, deberán separarse quedando las funciones de los Barberos limitadas a corte y arreglo del cabello. A partir de este momento la figura del Barbero pierde posición social.

Barber Shop

Dando un salto en el tiempo, vemos como este tipo de lugares se fueron sofisticando cada vez más y se empiezan a notar las innovaciones tecnológicas y los avances en los procesos de fabricación hasta llegar a la primera silla de barbero reclinable con reposapiés, patentada en 1878 por la empresa Archer de Saint Louis. este tipo de Sillas de Barbero, rápidamente se fueron sofisticando hasta aparecer la primera silla que se elevaba y bajaba mecánicamente y sucesivamente fueron apareciendo nuevas sillas con nuevas mejoras, pero esto también lo dejamos para otro artículo en el que hablaremos exclusivamente de las Sillas de Barbero. 

 Barber Shop


En la actualidad, los Barber Shops han dejado de constituir un lugar de culto para el hombre o un punto de encuentro, debido entre otras cosas a la «prisa» con la que nos obligan a vivir las vicisitudes de la vida cotidiana, aunque siendo fieles a la verdad, cada vez es mayor el número de Barberos que tratan de volver a la época dorada de las Barberias al menos a nivel decorativo, por eso podemos encontrar en la actualidad establecimientos de este tipo con elementos tan representativos como Postes de Barbero Retro o Sillas de Barbero Retro, como las que se pueden conseguir en The Crazy Fifties España. Así que si vas caminando por la calle y te encuentras con un Barber Pole en la fachada de una Barberia, haz un alto en el camino, ponte cómodo y dejate mimar por uno de esos grandes profesionales que nos han acompañado a lo largo de toda nuestra historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *